miércoles, 16 de febrero de 2011

MEXICO ENCADENADO POR SU HISTORIA?

Así es estimado lector, es la pregunta que hoy me hago en este espacio al analizar nuestro pasado,nuestra historia nacional, posicionándonos desde el siglo XVI con la conquista española.

Considero que lo más importante que uno puede y debe aprender de la historia no son fechas y nombres, sino pensar y analizar. Voltear al pasado sirve para entender la vida, pero solo mirar al futuro sirve para vivirla.

A los mexicanos nos gusta vivir en el pasado, lo que tal vez sea porque nuestro futuro no nos presenta buenas expectativas. Lo malo es que nos aferramos a un pasado que ya se fue o que de plano nunca existió. Nos gusta repetir que tenemos un pasado glorioso y, entonces, hablamos de los mayas, de los aztecas y demás culturas mesoamericanas, pero nunca reflexionamos que los aztecas eran aztecas y los mayas eran mayas …y ninguno de esos pueblos era mexicano.

La historia posrevolucionaria nos inculco el espíritu de aztecas conquistados y con eso nos heredo el conflicto de identidad que nos hace aferrarnos a lo indígena y no reconocer plenamente la herencia hispana.

En México nos encanta regodearnos en una historia heroica, donde el resto del mundo es culpable de nuestras desgracias, pero nosotros nunca. Porque muchos hablan de honestidad y siguen como un credo personal la frase “el que no tranza no avanza”.

Nos decimos solidarios, pero creemos que el “al que agandalla Dios lo acompaña”. Y qué decir de nuestro concepto de creatividad, que se devalúa con juicios como “quedo hecho a la mexicana” o al “ahí se va”. Nos enorgullecemos de ser “pobres, pero honrados” pero no nos damos cuenta que el culto a la pobreza y el desdén hacia
la riqueza nos tiene hundidos.

“Los gringos son una potencia, decimos, pero carecen de nuestro pasado glorioso” y no nos percatamos de que eso a ellos los tiene sin cuidado. La nuestra es una historia triunfalista con próceres gloriosos e inmaculados. Muchos se molestan
cuando se dice esto, pero yo me pregunto. Si fuéramos todo lo que decimos que somos, nuestro país sería una potencia mundial, pero no lo es.

Urge desmitificar a México y a su historia. Los mexicanos somos individualistas, desunidos, por eso solo ganamos medallas olímpicas en deportes individuales; clavados, box, atletismo. Somos desconfiados, por eso tememos a la globalización y consideramos malinchismo todo gusto por lo extranjero, somos cerrados, por eso nos atemorizamos ante el cambio.

Para resolver un problema, lo primero que hay que hacer es aceptarlo amigos, hay verdades que duelen. No es envidiable que China haya logrado avances que colocan a su economía muy por encima de la nuestra, cuando estaba en la miseria hace algunas décadas ¿? No es admirable que un pantano como Singapur del tamaño del DF, genere más riqueza que toda la república mexicana ¿?

Será que nuestro México está hundido en su pasado, con un ancla enorme y una gran venda en los ojos ¿?

El reto es enorme, las soluciones existen, empecemos por nuestro entorno social cercano. Fomentemos la educación y la lectura. Por muy larga que sea la senda, siempre empieza con un primer paso, démoslo ahora.

Espero tus comentarios y si gustas seguirme en Twitter estoy a tus órdenes @Cordobes_01

2 comentarios:

  1. Exelente, Yo estoy de acuerdo caminemos hacia un México mejor

    ResponderEliminar